Una Navidad en Barcelona, el sueño de los niños europeos

Una Navidad en Barcelona, el sueño de los niños europeos

Ha pasado la Navidad y seguro que muchos de vosotros habéis aprovechado algunos de vuestros días de ocio y asueto para viajar. Es una de las mejores decisiones que podéis tomar. Liberarse de la rutina y conocer mundo siempre es recomendable y ese es el principal motivo por el que siempre es tan importante cambiar de aires aunque solo sea por unos días. No cabe la menor duda de que algo así le viene de perlas a todos y cada uno de los miembros de la familia.

Pensemos en lo que aquí realmente nos importa, que no es otra cosa que la felicidad de los niños y niñas. Un viaje es una de las mejores maneras que tienen de experimentar la Navidad. Una Navidad que no tiene nada que ver en un sitio y en otro y que es una época idónea para descubrir nuevos lugares, conocer personas y descansar. Una Navidad que, de ser así, será recordada por siempre por los más pequeños con los beneficios que eso conlleva para ellos.

¿Qué ciudad puede ser una buena alternativa para visitar en Navidad? Normalmente, muchas familias tienden a pensar que visitar Madrid es una buena idea. Las luces son un reclamo y espectáculos como Cortilandia también. Pero la capital de España quizá esté demasiado vista en estas épocas del año. Cambiar de destino puede ser también una gran idea y eso es lo que viene ocurriendo entre la mayoría de extranjeros que acuden a España con motivo de las fiestas navideñas. Barcelona es cada año más tendencia en este sentido.

Los datos que hemos podido ver en diferentes medios de comunicación así lo atestiguan. El diario 20 Minutos aseguraba en uno de sus artículos, publicado en marzo de 2018, que el turismo en la provincia de Barcelona había aumentado en un 3% durante el año 2017, algo que tiene que ver y mucho con el aumento de visitas a la Ciudad Condal durante la Navidad por parte de turistas extranjeros que acuden en familia y, sobre todo, con muchos niños. Por regla general, la impresión que otorga la ciudad entre estas personas es muy positiva y todos quedan satisfechos, en especial los más pequeños.

La situación de Barcelona se extiende, además, a toda Cataluña. Según una noticia que vio la luz en el portal web de El Periódico, la comunidad catalana recibió en 2017 a 19’1 millones de extranjeros, una cifra que en lo que respecta a porcentajes supone un incremento del 5’5%. En este sentido, la situación es la misma. Muchas familias extranjeras acuden con hijos hasta la zona y el grado de satisfacción con el que se marchan es bastante importante. Y es que la huella que dejan Barcelona y Cataluña en una familia que no es española es imborrable.

La Navidad es para los niños y niñas pequeñas y la mejor manera de disfrutar de ella no es otra que la de viajar. Barcelona es una referencia en este sentido. Según lo que nos han comentado los responsables de Mercer Barcelona, cada vez son más las familias extranjeras que acuden con niños a la Ciudad Condal durante la Navidad y que buscan vivir una experiencia única. De ahí que en esta entidad hayan apostado por desarrollar una página web en inglés. Y es que viajar al extranjero a vivir una Navidad en otra nación es algo que está más de moda que nunca.

Una tendencia con mucho futuro

La popularidad que está teniendo visitar un país extranjero durante la Navidad es algo que nos hace entrever que este tipo de actividades se van a ir desarrollando con el paso de los años. El periodo del año que es, en el que cuadran las vacaciones de muchas familias, y el aspecto de gala que registran muchas de las ciudades europeas durante esas fechas es la mejor llamada para los turistas, que desde luego disfrutan de lo lindo en un ambiente que para ellos es extraño pero que al mismo tiempo es muy acogedor.

Durante los años asistiremos a un repunte del turismo todavía mayor del que venimos experimentando en la actualidad. Y los niños son los principales protagonistas de ello. Que disfruten de la Navidad y de todo lo que está relacionado con ella es algo que los padres les tenemos que facilitar. Ni ellos ni nosotros nos vamos a arrepentir.

Deja un comentario