¿Qué es una obstrucción del conducto lagrimal?

¿Qué es una obstrucción del conducto lagrimal?

Para explicar correctamente qué es una obstrucción del conducto lagrimal debemos empezar por definir cuál es el recorrido de la lágrima. Las lágrimas provienen de las glándulas lagrimales, situadas encima de cada uno de los ojos. Estas lágrimas fluyen hacia la superficie del ojo para mantenerlo en todo momento húmedo, lubricado y protegido, para a continuación drenar por el saco lagrimal a través de unos pequeños orificios, llamados puntos lagrimales, situados en el extremo más cercano a la nariz de cada uno de los párpados, superior e inferior, y pasar a un conducto nasolagrimal que desemboca en la nariz, lugar donde las lágrimas se evaporan o son reabsorbidas. Por lo tanto, el conducto lagrimal es un sistema tubular de drenaje que recoge la lágrima y la conduce hacia la nariz. 

Cuando este conducto lagrimal se obstruye las lágrimas no pueden drenar normalmente, por lo que se acumulan en la superficie de los ojos produciendo un molesto y continuo lagrimeo, conocido como epífora, que suele ser una de los principales motivos de consulta al especialista oftalmológico.

La obstrucción del conducto lagrimal suele producirse con mayor frecuencia en personas mayores, si bien puede llegar a afectar tanto a personas jóvenes como adultas, especialmente del sexo femenino, e incluso a recién nacidos. 

Entre las principales causas de la obstrucción del conducto lagrimal podemos encontrar las siguientes:

  • Cambios relacionados con la edad. A medida que envejecemos los pequeños orificios por los que drenan las lágrimas pueden estrecharse y causar la obstrucción.
  • Lesión o traumatismo. Lesiones o cicatrices cerca del sistema de drenaje pueden llegar a interrumpir su flujo.
  • Tumor. Un tumor en la nariz o cerca de cualquier parte del conducto de drenaje puede causar su obstrucción. Así mismo puede resultar obstruido como un efecto secundario tras un tratamiento de quimioterapia o radioterapia para tratar un cáncer.
  • Infección o inflamación. Una infección crónica o la inflamación como la conjuntivitis, el sistema de drenaje o la nariz, puede provocar que los conductos se obstruyan.
  • Pólipos nasales. Abultamientos en el revestimiento de la nariz que pueden provocar infecciones y por tanto obstrucción del conducto.
  • Gotas para los ojos. Medicamentos para tratar determinadas enfermedades de los ojos como puede ser el glaucoma, pueden ocasionar a largo plazo, obstrucción del conducto.
  • Obstrucción congénita. La suelen presentar los recién nacidos, en el que una membrana de tejido delgado queda adherida sobre el conducto, bien sea porque el sistema de drenaje no ha terminado de desarrollarse o por presentar una anormalidad en el conducto.    

Los síntomas más frecuentes que se suelen presentar son los siguientes:

  • Lagrimeo constante y excesivo.
  • Infección o inflamación ocular recurrente.
  • Inflamación, dolor y enrojecimiento en la esquina interior del ojo e incluso alrededor del ojo y la nariz.
  • Maceración de la piel.
  • Visión borrosa.
  • Secreción mucosa.
  • Costras o lagañas en las pestañas.
  • Hinchazón de los párpados.

El especialista, una vez diagnosticada la obstrucción del conducto lagrimal y dependiendo del grado de obstrucción, puede iniciar alguno de los siguientes tratamientos:

  • Dilatación y lavado. Este procedimiento se realiza de forma ambulatoria y en él el especialista dilata el punto lagrimal por el que introduce una pequeña sonda para poder lavar o irrigar el conducto lagrimal. Este tratamiento siempre deberá ser realizado por especialistas, por lo que, si vosotros no conocéis ninguno, nosotros os recomendamos que os paséis por Estética ocular, donde la doctora Cecilia Rodríguez, médico oftalmólogo, especialista en cirugía de párpados, órbita y vías lagrimales os atenderá y os realizará este tratamiento con la mayor de las garantías.
  • Dilatación con catéter. Este procedimiento se realiza con anestesia general y en él el especialista inserta a través del lagrimal y hasta la nariz un catéter con un balón desinflado en su extremo, que una vez colocado inflará y desinflará varias veces con el fin de abrir la obstrucción.
  • Cirugía. También denominada dacriocistorrinostomía. Puede ser externa o endoscópica, y en ambos casos su fin es crear una nueva vía de drenaje de las lágrimas a través de la nariz.

¿Qué otras enfermedades o alteraciones relacionadas con el ojo existen?

Otras enfermedades o alteraciones relacionadas con el ojo son:

  • Ojo seco. Se produce por un déficit en la producción de lágrima, ya sea por una escasa producción o una excesiva evaporación.
  • Síndrome de Sjödren. Es una enfermedad autoinmune inflamatoria que afecta a las glándulas que producen humedad, sobre todo en los ojos y la boca. 
  • Blefaritis. Esta patología causa inflamación en el borde de los párpados, produciendo irritación ocular. 
  • Chalazión. Es un abultamiento que se produce como consecuencia de una acumulación de grasa en el borde de alguno de los párpados. 

Deja una respuesta