Perros y niños ¿cómo preparo a mi mascota?

Perros y niños ¿cómo preparo a mi mascota?

A veces, la llegada a casa de un nuevo miembro en la familia nos hace plantearnos muchísimas preguntas y una de las más alarmantes suele estar relacionada con la mascota de la casa. Para los niños, y bebés, tener perro es algo muy beneficioso, tanto para su salud como para su aprendizaje, pero a veces es complicado preparar al can para la llegada de una nueva persona que acaparará toda la atención de familiares y amigos. Sin embargo, es de vital importancia este paso si queremos evitar problemas mayores en un futuro.

Cuando un perro está bien socializado, que no gruñen, que obviamente no muerden y que se comportan bien en la calle, lo más probable es que ante la llegada de un bebé lo único que tengamos que hacer es permitirles conocer al nuevo miembro de la familia. Para ello, podemos presentárselo con cuidado para que lo huelan y empiecen a aceptarlo. Obviamente, cada perro, y cada caso, puede ser diferente, pero de forma generalizada los problemas ante estos animales son mínimos.

No obstante, cuando el animal tiene problemas de conducta la cosa cambia y ante la idea de poner en peligro al bebé muchos propietarios deciden ponerse en contacto con expertos adiestradores, algo muy acertado. Perros Terapéuticos, una conocida empresa alicantina, nos ha asegurado que, en la mayoría de los casos, se puede preparar a un perro en los 7 u 8 meses de tiempo que podemos tener desde que conocemos la noticia del embarazo hasta la llegada del bebé, sólo tenemos que ser previsores en este sentido y no pretender tener al perro adiestrado de la noche a la mañana.

Las mejores razas de perro si tienes niños

Si aún no tienes perro en casa pero con la llegada del bebé has pensado en adoptar uno debido a los beneficios que traen consigo (reducción de alergias, socialización, respeto por los animales, aprenden a compartir, etc. ) puedes elegir alguna de las 15 razas que aconsejan los expertos en este sentido:

  • Mestizo: los perros “callejeros” suelen tener miles de bondades y casi ningún defecto en su carácter. Son cariñosos, juguetones y muy tolerantes.
  • Bulldog Francés: hablamos de un perro muy sociable, vital, juguetón y deportista. Ahora bien, debemos tener en cuenta que este tipo de animal necesita de mucha actividad por lo que es necesario que le demos grandes paseos y días de juego en fin de semana. Si no podemos ofrecerle esto, es mejor optar por otra raza.
  • Bóxer: pueden llegar a ser bastante grandes y esto asusta a muchos padres pero la realidad es que es un perro afable y cariñoso. Son muy fieles y apegados a sus dueños por lo que también suelen ser los perfectos protectores del bebé.
  • Carlino: Muy cariñoso aunque a veces tiene un carácter demasiado testarudo y, por ende, hay que ser estricto con él en lo que a su educación se refiere. Es paciente, pero puede coger miedo a los niños si estos son demasiado bruscos con ellos por lo que lo ideal es que se adopten a estos perros desde cachorros con el fin de que se acostumbren a la presencia del bebé desde el principio.
  • Labrador: inteligente y fácil de adiestrar. Es un perro tranquilo, afectuoso y nada agresivo. Eso sí, odia la soledad por lo que necesita constante compañía, hay que tenerlo en cuenta.
  • Pomerania: son pequeños, protectores y juguetones. Tienen mucha vitalidad y energía pero al ser un animal tan pequeño se adapta perfectamente al tamaño de cualquier vivienda.
  • Schnauzer: cariñosos, fieles y obedientes, ideales para adiestrar. Necesitan mucho ejercicio diario y es muy ladrador.
  • Golden Retriever: el preferido de los niños y de moda en casi todas las ciudades. Son cariñosos, aprenden rápido y muy juguetones. Excelentes compañeros de nuestros hijos.
  • Vesty: Tiene mucha energía y temperamento pero su carácter es equilibrado y amigable. Aunque podemos tenerlo en un piso pequeño, necesita realizar mucho ejercicio.
  • Border Collie: conocido como el perro rebaño está acostumbrado a seguir ordenes por lo que se adapta totalmente a la vida en familia. Es una raza cuidadora y protectora pero necesitan de mucho trabajo, actividad y dedicación.
  • Beagle: Es un perro amoroso que busca el contacto y el cariño allá adónde va. Puede ser un poco cabezón, por lo que es mejor adiestrarle desde cachorro, pero es perfecto para estar con niños.
  • Bichón: De carácter tierno y cariñoso pero muy activo y juguetón.
  • Bull terrier: que no te engañe su aspecto, es un perro afectuoso, juguetón y tolerante con los niños. Se adapta muy bien a la vida en familia.
  • Pastor Alemán: inteligente, cariñoso y protector. Lo mejor es su paciencia, no se le acaba nunca con los pequeños.
  • Terranova: el perfecto perro guardián bonachón.
  • San Bernardo: paciente con los niños, muy noble, pero con necesidades de espacio grandísimas.

Deja un comentario