Niños en un hotel, ¿cuál es la mejor edad?

Niños en un hotel, ¿cuál es la mejor edad?

Cada cosa tiene su edad. Es una frase que seguro que hemos escuchado a nuestras madres o abuelas. Y la verdad es que lleva toda la razón. Dependiendo de la edad un niño comienza a ir a la playa, hace deporte, va a la discoteca, sale con amigos. Pues creo que también habría que saber cuál es la mejor edad para acudir a un hotel, ya que en muchas ocasiones no siempre estarán preparados.

Las vacaciones con niños, sobre todo a la hora de viajar con bebés, necesitan de una mayor planificación. No te preocupes, planificar no significa que se tenga que convertir en un viaje aburrido o un dolor de cabeza. Al contrario, te ayudará a evitar desagradables sorpresas.

Si viajas con niños pequeños la mejor opción es optar por un aparthotel o apartamento antes que por un hotel. La razón es que en estos lugares tendrás más espacio, libertad de movimiento y menos problemas de horarios. Además como plus vas e poder disponer de cocina en la habitación o apartamento, para satisfacer sin problemas las necesidades de los más pequeños. Y es que no siempre un niño está preparado para acudir a un hotel.

Hay muchos niños que tienen problemas nocturnos. Bien porque sufren pesadillas o tienen otro tipo de problemas que evitan que tengan un sueño tranquilo. Por eso, es primordial comprobar si nuestro hijo está preparado para dormir fuera. Puedes probar llevándole a casa de la abuela o donde una amiga con la que tengas confianza.

Si crees que tú hijo no está preparado para ir a un hotel, deberías replantearte la idea.

Hoteles solo para adultos

Ahora bien, en los últimos años el reclamo es que no habrá niños y parece que funciona: ya suponen cerca de un 5% del total, según las estimaciones de la patronal hotelera. Es decir, que cuando mucha gente lee que en ese hotel no hay niños, se ponen tan contentos. Ahora bien, desde Facua, la organización de consumidores, ha dicho que no se puede plantear que se prohíba la entrada a niños por el mero hecho de serlo.  La respuesta de este tipo de establecimientos es bien clara, “En la información ponemos que es un hotel recomendado especialmente para adultos y que las instalaciones no están pensadas para niños. ¿Qué un padre se empeña en ir? No vas a prohibirle la entrada, pero va a estar incómodo”.

Y creo que llevan toda la razón, cada uno hace de su negocio lo que quiere. Pero por ejemplo no me imagino a un grupo de niños en un hotel de cinco estrellas. Recuerdo mi estancia en el Hotel Mercer Sevilla, un hotel de lujo, donde no se escuchaba ni un solo grito. Era paz. Mucha gente íbamos con ganas de relax y la verdad es que no me podía imaginar que en ese hotel hubiera un grupo de niños jugando o de adolescentes con ganas de bailar reguetón. Lo importante es viajar sin niños y sobre todo, sin remordimientos.

¿Te imaginas que no se escucha a niños jugando o llantos nocturnos? O por ejemplo a la hora de comer hay tranquilidad, los padres no gritan para que los pequeños dejen vacíos los platos y nadie corretea entre las mesas empujando a los comensales. Es una sensación parecida al paraíso verdad.

Viajes sin niños

Pero ojo a estas cifras que se desprenden de encuestas. Un 20% de los europeos asegura que pagaría más por viajar sin menores a su lado según una encuestas de TripAdvisor. La cifra asciende al 61% cuando se les pregunta a los australianos, que suelen realizar viajes más largos.

Eso sí, el estar solo se paga. Este tipo de hospedajes son más caros que los hoteles tradicionales. Pasar una noche en ellos puede costar un 50% más e incluso el doble que otros alojamientos de la zona con la misma categoría que sí admiten menores.

Los niños son gratis en los hoteles

Normalmente no, ahora bien, en muchos lugares tienen importantes descuentos. Por eso tienes que preguntar y asesorarte bien porque en algunos establecimientos si es cierto que hasta cierta edad los niños no pagan, o puede haber un 2×1.

Lo que tienes que hacer es reservar con cabeza. Quizás ya estuviste allí hospedado y te encantó, pero es momento que te pares a pensar y reflexiones. ¿El hotel estaba en lo alto de la colina? ¿Había muchos escalones? Lo que antes era el paraíso, ahora puede convertirse en una pesadilla si tienes que subir tropecientos mil escalones con un carrito.

Deja un comentario