Mantener a los niños en contacto con la luz solar es indispensable para su crecimiento

Mantener a los niños en contacto con la luz solar es indispensable para su crecimiento

Son muchas las cosas que los seres vivos necesitamos para que nuestra vida no sea un penar constante. Necesitamos determinadas condiciones básicas de vida que nos permitan crecer con la garantía de que nuestro cuerpo está adquiriendo la fuerza necesaria para soportar toda la carga que la vida nos impone de alguna manera. Desde luego, es vital que nos concienciemos de esto y que no lo olvidemos nunca. Adquirir todas esas cuestiones que son básicas para vivir tiene una importancia sublime a lo largo de nuestra vida y no podemos hacer que esto pase desapercibido.

En el caso que atañe a los niños, es evidente que hay que tener todavía más en cuenta, si cabe, este tipo de cuestiones. Su estructura todavía es frágil y, desde luego, conviene protegerles de muchas cosas y hacer que consuman determinados nutrientes. Uno de esos nutrientes (que no es alimenticio, por cierto) de los que os vamos a hablar en los párrafos que siguen es el que atañe a la luz del Sol, que desde luego tiene una importancia tremenda a lo largo de nuestra vida, mucho más de lo que nos podemos llegar a pensar.

La luz solar es una de las cuestiones que más influencia tiene en el ser humano a lo largo de su vida. Fijaos en lo que apunta un artículo que fue publicado en el portal web Ecología Verde. En él, se indica que la luz solar es realmente clave para realizar la síntesis entre vitamina D, que es la encargada de cuestiones como el metabolismo del calcio y el fósforo, la correcta circulación de la sangre, la producción de hormonas, para evitar alergias e infecciones en la piel y para mejorar el sistema inmune. Imaginaos lo importante que es todo esto en una persona que apenas tiene unos pocos años de vida y que necesita desarrollarse.

La luz solar es clave para los niños y lo es durante todos los momentos del año. Lo es durante el invierno y también durante el verano. Sí que es cierto que, durante estas dos épocas del año, hay que tener cuidado con la exposición de los niños en el exterior a causa de las temperaturas extremas que solemos tener en un país como el nuestro. Pero también podemos beneficiarnos de la luz solar desde casa, a través de la ventana. Los profesionales de Replus, una entidad especializada en la instalación de estos objetos, nos han comentado que en España estamos cada vez más interesados en ventanas más grandes y que dejen pasar en una mayor medida los rayos de sol para que toda la familia, sobre todo los niños, puedan disfrutar de sus ventajas.

Es evidente que los padres y las madres tenemos que poner toda la carne en el asador para tratar de garantizar el bienestar y el correcto crecimiento de los niños y niñas que están bajo nuestros cuidados. Esta es una de las medidas que estamos tomando en la actualidad y la verdad es que, en líneas generales, parece que la gente está contenta con el hecho de tener ventanas más grandes y tener, de esta manera, un mayor contacto con el exterior.

Un país que continúa decreciendo en número de nacimientos

Por desgracia, los números de nacimientos en nuestro país siguen bajando. Así lo ha hecho saber el Instituto Nacional de Estadística en un estudio que analiza algunas de las cifras que nos dejó nuestro país en el año 2019. En concreto, el número de nacimientos durante ese año fue de 393.000, una cifra que está alejada de las mejores épocas de nacimientos en un país como el nuestro. Y es que la gente no tiene ni tiempo ni, en muchos casos, dinero para enfrentarse a este tipo de cuestiones.

Es una lástima que esto sea así, porque los niños son la alegría de nuestra sociedad y la de cualquier sociedad del mundo. No cabe la menor duda de que uno de los máximos problemas a los que se enfrenta un país como el nuestro en los tiempos que corren es el envejecimiento de una población que cada vez influye de una manera más negativa en lo que respecta a nuestra sociedad y al sostenimiento de ésta.

Pero los niños no solo hay que tenerlos. Hay que cuidarlos, como no nos cabe duda que hace desde la primera hasta la última familia en nuestro país. Y una de las mejores maneras de cuidar de este tipo de personas es mantenerles en contacto con la luz del sol y con el exterior, aunque los días que vivamos no inviten en absoluto a ello. Para esto, es clave que dispongamos de unas ventanas en nuestro domicilio que cumplan con esa función. Desde luego, muchas veces no valoramos la importancia que estos objetos tienen. Pero, si nos los quitaran, la cosa cambiaría por completo.

Deja una respuesta