Fotografía para embarazadas

Fotografía para embarazadas

¿Os acordáis cuando rebuscando entre los recuerdos de vuestra madre encontrabais la típica fotografía de ella embarazada y te contaba toda la historia que envolvía aquella imagen? Si se alargaba mucho la cosa posiblemente te contaría los 9 meses de embarazo y tu nacimiento, o el de tus hermanos, todo depende de las ganas de hablas que tuviera. Pues bien, ahora lo típico es hacerse un book en pleno apogeo, a los 8 meses de embarazo aproximadamente, para que ese recuerdo quede inmortalizado para el resto de la historia familiar.

Por un lado está genial, tener un bonito recuerdo igual que lo tenemos de otras muchas cosas, pero por otro lado creo que este tipo de reportajes fotográficos pierden la magia que antes tenía aquella foto antigua.

Ahora bien, hay reportajes y reportajes porque no es lo mismo ver una bonita imagen de una madre embarazada que muestra su orgullo de forma natural y feliz, que una imagen llena de algodones y nubes de una madre cogiendo los patucos rosa que le regalaron la semana pasada y el lazo gigante para la cabeza. Lo siento por aquellas madres que buscan esa ñoñería y empalagamiento pero en mi opinión, no es lo mismo.

Según el fotógrafo profesional Ravenous Souls el 80% de los progenitores buscan la naturalidad, el recuerdo real de la situación, se buscan a ellos mismo y su personalidad en cada imagen, pero luego queda un 20% que quiere fotos recargadas llenas de decoración infantil a las que solo les falta insertar burbujas superpuestas o corazones voladores con Photoshop.

Originalidad

Muchos jóvenes padres que son seguidores o fans de juegos de rol, series de televisión o cualquier otro tema de actualidad, buscan el “gag” en este tipo de fotografía adoptando atrezzo o escenificando escenas impostadas delante de la cámara para que su recuerdo sea de lo más original. Esto, por lo menos, tiene diversión, alegría e incluso un poco de magia.

Evil Tailors, tienda de ropa medieval, nos ha contado que vende tanto trajes como complementos medievales y armaduras para este tipo de fotografía, a veces imitando “Juego de Tronos”, “El Señor de los Anillos” o simplemente el mundo mágico de elfos y magos por el que se caracteriza este tipo de decoración.

SI buscamos en Internet ideas para hacer este tipo de fotografía podemos encontrar para todos los gustos, desde las ñoñas ideas que proponen en Bebes y Más, hasta los sabios consejos de Dzoom:

Viva el empalagamiento

  • Baños de leche: por lo visto son tendencia ahora, lo que no entiendo mucho. Se trata de llenar la bañera de agua con un toque de colorante blanco, poner florecillas u hojas y meter a la embarazada desnuda dentro tapando estratégicamente sus partes íntimas pero sacando por encima del agua su pancita de 8 meses.
  • Vestidos de encaje: y cuanto más ajustados mejor, así podremos ver perfectamente la forma de la barriga. Supuestamente lo que se pretende es dar un toque sensual a la imagen pero yo no entiendo cómo quieren unir ambos conceptos. No me encajan.
  • Blanco y Negro: este tipo de fotografía, bien utilizada, puede ser una maravilla, pero deja de serlo cuando empiezas a llenar la imagen de tonterías que le quitan protagonismo a la madre. Hay que buscar la sencillez.
  • Etérea: se trata de imágenes en las que la embarazada luce un precioso vestido de gasa que se mueve al viento como si fuera el hada o la ninfa de los bosques. A veces incluso se les pone una corona de margaritas o flores silvestres que aún hacen más ridícula la situación.

Grandes consejos

  • Tanto si eres tú la mamá embarazada como si eres quien hace la fotografía tienes que tener muy claro qué es lo que quiere la protagonista, qué busca, y que desea conseguir.
  • Organiza la sesión, tanto si te hace las fotos tu marido como si las hace un profesional o si eres tú el fotógrafo debes tener todo controlado: la luz, el atrezzo, la ubicación… no dejes nada al azar.
  • Repite mucho las fotos. ¿Sabes el dicho ese que de cada mil fotografías solo sale una bien? Pues es verdad, así que repite las fotos las veces que sea necesario.
  • Si hay familia, padre, hermanitos, mascotas… haz que participen todos en las fotos. Serán fantásticas.

Deja un comentario