Disfraces y máscaras con mucha diversión

Disfraces y máscaras con mucha diversión

¿Por qué será que por lo general nos gusta tanto disfrazarnos a todos? Todos, el que más y el que menos, nos hemos disfrazado alguna vez con motivo de alguna celebración. Y es que resulta que se ha vuelto casi imprescindible en las celebraciones y fiestas un buen disfraz. Cada vez son más habituales las fiestas temáticas, cumpleaños, despedidas de soltero, reuniones de amigos, obras de teatro, fiestas tanto colegiales como universitarias, así como los imprescindibles, hallowen y carnaval en las que no pude faltar un buen disfraz.

En el mundo de la reunión, la fiesta y la diversión se ha extendido mucho el disfraz, pues resulta una herramienta muy positiva más allá de la imagen que tenemos de la típica película de terror.  Disfrazarnos nos ofrece muchas cosas positivas, nos permite ver el mundo desde otros ojos así como hace que nos vean de distinta manera, siempre dejando volar la imaginación, nos permite hacer un break y ser otra persona por unas horas escapando así de la realidad de la rutina, gracias a lo cual liberamos tensiones y perdemos la vergüenza lejos de los encorsetamientos de nuestra vida real.

Para encontrar nuestro disfraz perfecto para la ocasión, ya sea para adultos, para niños o para toda la familia, podemos buscarlo en ‘Carnaval y mucho más’, tienda online dedicada exclusivamente al sector donde podremos encontrar toda la variedad de sus disfraces clasificados por temáticas así como un amplio catálogo de productos para fiesta.

No hay que dudar a la hora de acudir disfrazado cuando nos proponen acudir a una fiesta de este tipo. Nos aporta muchos beneficios para nuestro bienestar psíquico y emocional pues aumenta nuestra creatividad, nos permite cambiar de roles, en ocasiones resulta una herramienta para la seducción, nos permite dedicarnos tiempo a nosotros mismos para preparar el disfraz, es una forma excelente para socializar pues más allá de las barreras sociales es un momento ideal para mostrarse tal como es uno mismo y trabajar en nuestra propia personalidad, y sobre todo nos ofrece muchas risas y un buen rato con mucho buen humor aumentando con ello la complicidad con amigos y pareja.

Los orígenes del disfraz

Pero no vayamos a pensar que esto es una moda actual, es una costumbre que viene de largo con cientos e incluso miles de años. Anteriormente a griegos y romanos ya existen evidencias del uso de disfraces aunque no fue hasta éstos cuando empezó a practicarse de manera lúdica. La devoción de griegos y romanos por los dioses tenía un fuerte calado y es por ello que organizaban carnavales y distintas festividades dedicadas a cada dios y cada temática como pudiera ser la agricultura, la lluvia, fertilidad…etc.

Por otro lado la costumbre de disfrazarse en la conocida noche de Halloween tiene raíces anglosajonas, en las frías noches de Todos los Santos, pensaban que los muertos volvían a la vida a modo de fantasmas, momias, brujas…y para esquivarlos por las calles pensaron que disfrazándose con máscaras, capuchas y demás, no serían reconocidos por ellos en su caza de espíritus. Esto acabó derivando y generalizándose con la inmigración irlandesa al continente americano en reuniones y festividades anuales.

Paralelamente encontramos el conocido carnaval de Venecia que surgió en el siglo XIII instituido por la nobleza veneciana para conceder a la población unos días dedicados a la diversión y festejo en los que la característica  principal era el disfraz pensado para anular la pertenencia a clase, sexo o religión y poder burlarse de la aristocracia públicamente, de ahí es de donde surge la idea de usar máscaras, para poder ocultar la identidad.

El origen del carnaval de Brasil tiene tintes más religiosos. Se dice que el término Carnaval deriva del latín Carne Vale ‘adiós a la carne’, de acuerdo con la Cuaresma se imponía un período de 40 días sin consumo de carne y alcohol entre otros placeres terrenales, es por ello que la gente empezó a organizarse para sacarle el mayor partido a la carne antes de la privación, período que recibió el nombre de carnevale. La manera de celebrar el carnaval en Brasil llegó de mano de los portugueses quienes llevaron al continente americano a numerosos  esclavos de África razón por la que su carnaval presenta una importante influencia africana con disfraces y máscaras hechas con plumas, hierbas y piedras entre otros para invocar a los dioses y ahuyentar a los espíritus malignos.

En definitiva como podemos ver, la costumbre del disfraz viene de largo y de muy variados lugares con diferentes motivaciones en sus orígenes, pero todas ellas han derivado en fiesta y diversión, porque al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta una fiesta?

Deja un comentario