Cómo elegir el mejor dentista para tu hijo

Cómo elegir el mejor dentista para tu hijo

Cuando tu bebé comienza a meterse la mano en la boca y a salivar con exceso, signos de que ya están por salirle los primeros dientes, nos percatamos que el niño va a necesitar revisiones y cuidados sobre su salud bucodental y que por lo tanto,  es el momento de buscar un dentista especializado en niños, que se ocupe de él en esos primeros años difíciles en los que tendrá que irse acostumbrando a la rutina de cepillado y la práctica de buenos hábitos para mantener la salud de sus dientes, así como las tan temidas visitas al dentista.

Estas primeras visitas al dentista siempre causan ansiedad y preocupación. Sin embargo, es muy importante que los niños acudan desde una edad temprana a sus revisiones odontopediátricas y que logren sentirse lo más cómodos que se pueda durante estas consultas.

De hecho, encontrar un odontopediatra adecuado puede que sea una labor complicada, pero quizá es la clave para que el niño tenga la mejor experiencia posible en sus visitas al especialista.

Para elegir bien siempre escucharemos las opiniones y recogeremos todas las recomendaciones de las personas de nuestro alrededor, amigos, vecinos y familia, además de tener en cuenta otros muchos factores importantes. El equipo especialista en odontología infantil de CML Odontólogos, nos detallan paso a paso todo lo que debemos hacer para conseguir a nuestro experto de confianza:

Pide recomendaciones

Lo primero y más sencillo que puedes hacer es pedir consejo a familiares y amigos. Ellos pueden servirte de orientación y recomendarte sus odontopediatras de confianza, ya que si algo tiene esta fuente de información es que siempre va a ser honesta.

No obstante, si no tienes familiares o amigos en tu zona o que puedan recomendarte un buen especialista, también puedes recurrir a Internet.

Por otro lado, tampoco está mal probar un dentista nuevo del que no nos hayan hablado, ya que simplemente se puede tratar de una clínica nueva o que los especialistas sean jóvenes y no por eso menos competentes.

Haz una búsqueda exhaustiva en la red

Haz una búsqueda de las clínicas dentales recomendadas por nuestro entorno, para saber más de ellas navegando por sus páginas web y ver si nos ofrecen información que podamos contrastar, como por ejemplo, currículums profesionales de los especialistas, donde podemos ver si disponen de la titulación en odontología, y ver qué estudios y másteres han realizado, de ortodoncia, odontopediatría, etc; si realizan cursos de preparación y actualización para mejorar su cualificación, e incluso, si aparecen sus fotografías podemos hacernos una idea previa de con quién vamos a tratar y si nos da la confianza suficiente.

Además, también podemos utilizar esta herramienta para conseguir nuestros propios prospectos basados en los resultados que nos arrojan los diferentes buscadores, lo cual, puede ser de ayuda, cuando, como dijimos, no se tienen muchas recomendaciones a las que acudir.

Asegúrate de que la especialidad del dentista sea la odontopediatra

Al igual que vas al pediatra con tus hijos es importante que el primer dentista que trate su salud bucodental se especialice en odontopediatría.

Esto porque si el doctor está especializado en niños, va a tener la experiencia necesaria para detectar problemas en los primeros dientes y te ofrecerá una consulta totalmente orientada a este tipo de pacientes.

Así, también sabrá que estrategias aplicar y que tipo de comunicación ofrecer para que tu hijo pierda el miedo y la ansiedad que generan este tipo de situaciones y pueda acudir al dentista con mucha más confianza y tranquilidad.

Evalúa su comunicación con los niños

Es muy importante evaluar cuál es el estilo que el odontólogo infantil que estás eligiendo tiene para comunicarse con los niños. Todas las áreas pediátricas exigen una atención especial al desempeñarse con los pacientes más pequeños.

Un profesional que sea cariñoso, divertido y ameno al relacionarse con sus pacientes es el tipo de dentista infantil que debes buscar. Esto porque si tu hijo  le tiene miedo al dentista o está nervioso por su primera visita, al encontrar a alguien comprensivo y amable, lo ayudará a sentirse más seguro.

Pide una cita de prueba

Una vez hayas seleccionado a uno o varios prospectos, deberás pedir una primera cita para conocerlo y evaluar la experiencia, y asistir a ella con tu hijo para analizar las reacciones entre los dos. Durante esta primera visita deberíamos observar e interesarnos por los siguientes detalles:

  • ¿La cita de primer contacto, nos la dieron en una fecha cercana?
  • ¿El dentista nos habló un poco de su experiencia profesional?
  • ¿No tuvo ningún problema al contestar a nuestras dudas?
  • ¿El niño reaccionó positivamente?
  • ¿El dentista y el personal es amable, cariñoso y a la vez paciente con el pequeño?
  • ¿Se dirigen al niño y emplean suficiente tiempo para explicarle de forma cercana los procedimientos y las prácticas que van a realizar?
  • ¿Las instalaciones de la clínica le parecen accesibles, acogedoras, y su diseño le agrada?
  • ¿El equipamiento médico es moderno?
  • ¿Era limpio, con olor agradable y buena temperatura?

Analiza el ambiente de la consulta y su ubicación

Lo más recomendable es que podamos ver el lugar de consulta antes de acudir con nuestros hijos, de forma que estemos seguros que  la sala de espera no les resulte intimidante y se sientan cómodos y calmados en el ambiente.

La ubicación es otro punto que aunque pueda parecer secundario también deberíamos tener en cuenta. Esto porque aunque pienses que cruzar la ciudad entera para ir al mejor dentista para tu hijo  valdrá el sacrificio, debes pensar en que cuando tengas que acudir más seguido o si tienes varios hijos, lo más cómodo sería que el consultorio esté cerca de tu casa.

Busca un horario de atención cómodo para ti

Otro factor a tener en cuenta además de la cercanía o facilidad para llegar desde nuestro domicilio a la clínica, es que el dentista disponga de un horario de trabajo que podamos conciliar con el nuestro.

Pregunta por las políticas del odontopediatra

Este es un punto que depende mucho de cada doctor, de hecho puede que incluso en la misma clínica te encuentres con tantas políticas de trabajo como doctores.

Con este punto nos referimos a que hay dentistas que prefieren que los papás y las mamás no se encuentren en la misma sala en la que se le está realizando la consulta al pequeño, entre otras normas. Por lo mismo, lo mejor es que preguntes por estas políticas de forma que estés de acuerdo con ellas y se ajusten a tu preferencia, evitándote malos ratos o incomodidades durante la visita.

Prueba diferentes dentistas

Tener que probar diferentes dentistas hasta encontrar al indicado no es una complicación sino más bien todo lo contrario. Muchas veces nos quedamos con el conocido o la primera opción y no pensamos en que al final se trata de la salud de nuestros hijos y se deben hacer todos los esfuerzos por conseguir un dentista que de verdad sea amistoso, que sonría y que explique los tratamientos antes de hacerlos con el fin de ayudar a los niños a sentirse más a gusto. Además, si tienes una mala experiencia en una consulta no tienes por qué volver con el mismo.

Encontrar un dentista adecuado siempre puede resultar complicado, pero la salud y la comodidad de tu hijo merecen el esfuerzo.

 

Deja una respuesta