¿Por qué instalar un salvaescaleras en casa?

¿Por qué instalar un salvaescaleras en casa?

Las personas que ven disminuida su movilidad, sea por la edad o por cualquier otra razón, pueden ver afectado su día a día. La incapacidad de subir escaleras, puede mermar la calidad de vida de muchas personas. Si las viviendas no están mínimamente acondicionadas, estar personas pueden verse obligadas a tener que cambiar de residencia.

En las viviendas de una planta, no tiene por qué haber problema. Pero, ¿qué ocurre cuando las casas cuentan con más de una planta o el acceso al piso cuenta con un tramo de escaleras difícil de salvar? En estos casos, la solución es instalar un salvaescaleras.

Todos hemos visto en algún momento a una persona mayor subiendo lenta y trabajosamente los peldaños de acceso dentro del portal. La dificultad para ellos es muy grande y algunos, dejan de salir de sus casas por no ser capaces de salvar ese obstáculo.

También se da el caso de limitarse en sus propias viviendas por la misma razón. No pueden subir y bajar esas escaleras que antes no suponían ninguna traba. Los expertos de Total Access, nos han explicado cuales son las ventajas de poner un salvaescaleras o una plataforma.

Teniendo en cuenta que en muchos casos, el hecho de subir o bajar esas escaleras, puede resultar peligroso y derivar en caídas, hay que plantearse contar con algún tipo de elevador. El mercado ofrece muchas opciones. Desde el citado salvaescaleras, hasta un ascensor doméstico.

Según el tipo de vivienda, las plantas con las que cuente o el espacio disponible, habrá que adaptar en mayor o menor medida el espacio. Puede ser posible instalar un ascensor, pero no un salvaescaleras o una plataforma. Igualmente, estas soluciones para la movilidad de las personas mayores o con alguna discapacidad que les permita moverse con normalidad, son la mejor opción.

Ventajas de un salvaescaleras

Dentro de las opciones posibles, las ventajas de instalar un salvaescaleras o una plataforma, suelen pasar por la mayor sencillez de la instalación frente a un ascensor por ejemplo.

Los usos de la silla pueden ser varios. No solo una persona con movilidad reducida puede verse en la necesidad de utilizarlo. Una lesión o un accidente pueden dar como resultado impedimentos para subir o bajar esas escaleras. Hay que tener en cuenta que no se trata de un capricho si no de una necesidad.

También proporciona independencia a esas personas que ven limitada su movilidad en ese aspecto, pero pueden realizar el resto de funciones con normalidad. En lugar de aislarse en una zona de la casa, pueden moverse por todas las áreas, a su ritmo y sin miedo a una caída.

Su adaptabilidad es mucho mayor que la de un ascensor. Las obras que implican instalar un ascensor, conllevan un tipo de obra más compleja, otros permisos y la necesidad de un espacio mayor. El salvaescaleras, tiene una instalación más rápida y menos costosa.

Ofrecen tranquilidad por la seguridad de su uso. Independientemente de que lo utilice una persona de avanzada edad, alguien con una lesión o que se encuentre incapacitado temporalmente por cualquier razón, su uso es seguro. Están diseñados para que la persona que la utilice, no se caiga mientras esté en marcha. No requiere de supervisión por parte de otra persona durante su utilización.

Aunque su diseño no es para un uso como montacargas, pueden transportar objetos pesados como maletas o alguna caja. Siempre dentro de unos márgenes, obviamente. Con esto se pueden evitar lesiones puesto que subir escaleras con objetos pesados puede hacer daño a cualquier persona aunque este sana.

Un factor muy importante y con el que siempre hay que contar, es que si se corta la luz, seguirá funcionando. Si se da esa circunstancia, la persona que esté usándola en ese instante terminará su recorrido sin problemas, además que si lo requiere durante el apagón podrá por igual moverse.

Genera una mayor autonomía, incluso a nivel psicológico es positivo. Tenemos la tendencia a preocuparnos en exceso en según qué situaciones. Instalar un salvaescaleras, evitará tener que prestar esa atención constante a nuestros mayores. A veces se sienten más agobiados por la continua preocupación mostrada que por el hecho en sí de la falta de movilidad.

Otra ventaja es los pocos cambios que conlleva instalarla. Como ya hemos mencionado, son adaptables a todo tipo de escaleras, no requieren mucho espacio y se instalan sin la necesidad de hacer grandes obras.

Sin duda, contar con una de estas sillas en las viviendas o edificios públicos que así lo requieran, conlleva una gran ventaja para todos. Los beneficios son múltiples y la inversión se amortiza ganando en calidad de vida.

Deja una respuesta