La celulosa y los bebés

La celulosa y los bebés

Si hay algo que va unido a un bebe prácticamente desde que nace son los pañales. La gran mayoría usa pañales desechables. Es decir, fabricados con celulosa prensada para usar y tirar. Un material que en algunas ocasiones se convierte en el principal enemigo de tu hijo.

Pero no solo es la celulosa, la fabricación de estos pañales implica dos sustancias fundamentales que influyen en la piel del bebé,  el cloro. Usado también para blanquear la celulosa. Pero los pañales presenta otra serie de productos químicos necesarios en su fabricación, como pegamentos, tintes, a veces perfumes, etc.

Como es una zona que se puede irritar con facilidad, el sistema defensivo del bebé tiene que cumplir su función buscando culpables de los que defenderse. Y ahí se encuentra una celulosa (molécula grande y fácil de reconocer) impregnada de cloro (que reseca y destruye el manto lipídico que protege la piel).

Nuestra recomendación es que busques pañales o papel del wc que no contenga celulosa. Son rollos de 100 hojas de celulosa desechables para pañal lavable. Un accesorio indispensable de papel biodegradable para el uso de pañales de tela Este papel de protección grueso y muy absorbente permite desechar las heces directamente en la taza del baño o en la basura. Hecho de celulosa blanqueada sin cloro, ligeramente más absorbente que las hojas de papel son ideales para las heces líquidas de bebés amamantados o para proteger las capas de suciedad excesiva. Todo ello con un gesto ecológico, ya que las hojas se pueden lavar 2-3 veces en la máquina si no se ensucian con heces y se pueden volver a utilizar. Si se lanza el papel higiénico no tirar de la cadena cada cambio y tomar un solo papel a la vez.

Echa un vistazo a la web de stocknetvalles.com porque puedes encontrar mucha variedad de papel ecológico. Asimismo como en otros productos de limpieza y para la higiene.

Síntomas de la alergia del niño

Los síntomas de una posible alergia de un bebé son muy variados, aunque lo que suele predominar es la presencia de zonas eccematosas, es decir, muy rojas y con aspecto de inflamadas. Su aspecto puede variar mucho, y a veces el niño puede presentar pequeñas pápulas (sobreelevaciones de la piel) ó vesículas (sobreelevaciones que contienen líquido dentro). En los casos más llamativos la zona afectada puede ser muy extensa y no es nada raro ver sobreinfecciones por hongos, que tienen predilección por las zonas de pliegues, más calientes y húmedas.

El niño puede beneficiarse del uso de algunas cremas con antiinflamatorios potentes, como los corticoides. En caso de que existan infecciones por hongos puede que sea necesario el uso de pomadas con antifúngicos.

El tratamiento siempre debe estar pautado y controlado por el Pediatra, ya que hay muchas medidas aparentemente positivas (como muchas cremas) que pueden empeorar el cuadro de dermatitis.

Pañuelos de tela

Otra opción es la de apostar por los pañuelos de tela. Aunque son más difíciles de conseguir, al menos en España, hay algunos padres que optan por ello. Las razones son varias, pero cabe destacar que los pañales de tela se pueden usar hasta tres o cuatro años antes de desecharlos, dada su alta durabilidad. Esto quiere decir que una familia con más de un hijo pequeño puede emplearlos en todos ellos sin problemas, lógicamente tras lavarlos. En tiempos de crisis y con el IVA de los pañales disparado al 21%, el poder reciclar un pañal no es cuestión baladí.

El ahorro en el empleo de pañales de tela frente a los desechables se estima entre 400 y 600 euros al año, siempre considerando que el gasto medio en pañales de una familia con un bebé supera los 1.000 euros anuales. Si se comparan familias con más de un hijo pequeño, el ahorro puede ser significativamente mayor. Por otro lado la tela de estos pañales no es ni de lejos como la de los antiguos pañales, sino que resulta similar en tacto a los desechables y está hecha también de materiales absorbentes como el cáñamo, el bambú o las microfibras de algodón. La parte exterior del pañal de tela tiene una cobertura plástica con estampados que evitan derrames y permiten que puedan ser usados como ropa de calle. ¿Te animas a probar?

Deja un comentario