Inculcar a los niños la importancia de viajar es imprescindible para constituir una sociedad mejor

Inculcar a los niños la importancia de viajar es imprescindible para constituir una sociedad mejor

Viajar es algo que el ser humano necesita por naturaleza. Explorar nuevos destinos, conocer gente nueva y experimentar cosas que no hacemos todos los días es la manera más eficaz para garantizar nuestra felicidad sin ningún tipo de dudas. Las personas que viajan son felices y es necesario que tomemos a nuestro favor este punto para tratar de conseguir una vida plena y alegre. Cuando tenemos hijos o hijas, esto si cabe es todavía más necesario. Los niños son los que más necesitan que se produzca este tipo de acciones.

Viajar es sinónimo de llevar más allá los límites de nuestra cultura. Y es que es una de las pocas cosas que nos permite, al mismo tiempo, desarrollarnos personal y profesionalmente y disfrutar de la vida. Parece que muchas familias se están dando cuenta de ello y eso es realmente beneficioso no solo para los padres y madres, sino también para todos esos pequeños y pequeñas que dependen de ellos. Desde luego, y teniendo en cuenta que vivimos en un entorno (sobre todo, hablando de Europa) en el que existe una libre circulación de personas, esta cuestión está más alcance de nuestra mano que nunca.

Una noticia que fue publicada en el portal web de la agencia de noticias Europa Press informaba de que había crecido el número de familias que viajaban al menos una vez al año en España. No cabe la menor duda de que este es el resultado de, entre otras cosas, esa libre circulación de personas que venimos comentando en este artículo. Lo que es cierto es que esto está teniendo un impacto positivo en el conocimiento de los jóvenes, que cada vez tienen una mentalidad más abierta y solidaria, y también en la economía de países como España, visitados por millones de personas cada año.

Otra noticia, en este caso publicada en el diario El Mundo, concretaba un poco más cómo son las vacaciones de los españoles. En general, apunta el artículo, las personas de este país tienen más vacaciones, pero durante menos días, lo cual implica que están más repartidas. Además, se indica que no solo se utiliza el verano para obtener al menos unos días de descanso, sino que cada vez se emplean otras estaciones del año para el mismo propósito. Sea como sea, el caso es que los españoles aprovechamos más nuestras vacaciones para conocer mundo, que no está nada mal.

Los niños, los principales protagonistas

No hay nadie a quien le guste más hacer un viaje que a un niño o niña pequeña. Ellos y ellas disfrutan como nadie de las escapadas familiares y, aprovechando todos los beneficios que trae culturalmente para sus intelectos, los padres y madres tenemos que poner todos los medios a nuestro alcance para intentar hacer uno de estos viajes de vez en cuando. Afortunadamente, parece ser que este tipo de propósitos se van cumpliendo por regla general entre las familias españolas. Así nos lo han comentado desde Mercer Hoteles, una cadena de hoteles que cuenta con presencia en ciudades como Barcelona o Sevilla. En lo que respecta a sus establecimientos, la presencia de niños y niñas pequeñas ha crecido de una manera bastante importante durante este último año.

Esa es, desde luego, una de las mejores noticias que podíamos tener. Todos los prejuicios y estereotipos que desarrollan nuestros menores tienen que ver con la falta de conocimientos acerca de otros lugares, otras culturas u otros lenguajes. Para combatir esta clase de asuntos, viajar es siempre la mejor alternativa y, teniendo en cuenta que nuestros pequeños viajan más que nunca, podemos afirmar que las generaciones venideras tienen todas las papeletas para ser mucho más empáticas que las que somos un poco mayores.

Es importante que, al mismo tiempo, seamos capaces de llevar a nuestros niños a entornos que no tengan nada que ver entre sí. Es la mejor recomendación que os podemos hacer para garantizar su correcto desarrollo personal. Lo cierto es que, de esta manera, tendrán más elementos de juicio para determinar cuál es el estilo de vida que más les gusta y el que más les encantaría seguir de cara a los años que están por venir. Y es que viajar, en definitiva, es un sinónimo de libertad. ¿Qué hay más libre que el hecho de poder ir donde queramos?

Lo cierto es que el hecho de que a los menores les guste viajar es algo que nos ilusiona y que nos hace pensar que, al menos dentro de algunos años, nuestra sociedad va a ser algo mejor de lo que lo es ahora. Tenemos muchas cosas que mejorar y una de ellas es la de hacer que las personas que precisamente componemos esa sociedad seamos capaces de mirar a personas que son diferentes a nosotros con respecto, con empatía y sin ningún tipo de prejuicio. Los jóvenes, para ello, son nuestra esperanza.

 

Deja una respuesta