Cómo superar el miedo al dentista

¿Cómo superar el miedo al dentista? Una pregunta que se suelen hacer muchos padres para que sus niños dejen de tener temor al acudir con el dentista y algo que incluso algunos padres también padecen.

Para algunos niños, visitar al dentista es algo que puede hacerles sentir miedo o rechazo. En esta ocasión queremos hablar del miedo al dentista y la forma para superarlo. Desde la clinicadentalelisafuentes.es creen que se puede ayudar a que los niños cuenten con una experiencia que sea diferente y distinta.

Las reuniones, charlas y demás experiencias que suelen poner en común en los congresos de odontopediatría dejan claro que muchas veces, el pánico al dentista que tienen los niños es algo que transmiten los progenitores o familiares del círculo más próximo. En estos casos, el papel de los padres es vital, destacando que siempre va a ser necesario que se adquiera y transmita siempre una buena actitud centrada en el positivismo de dicha visita.

¿Qué hay que hacer para lograr la superación del miedo al odontólogo?

Algo muy importante que conviene no olvidar, es que es bueno evitar ciertas palabras negativas, entre las que podemos citar aguja, cortar, sangrar y demás expresiones que es posible que hagan sentir a los pequeños temor, miedo o una profunda desconfianza. Se debe hablar de ir al dentista como algo normal que hay que hacer.

Otra cosa que te puede sorprender, es que no ayuda demasiado el clásico “no te dolerá” o “no te vas a enterar del pinchazo”, puesto que de esta forma lo que se hace es transmitir miedo, poca confianza, etc. Esto hace que van a ir con una clara predisposición a que haya dicha posibilidad.

Lo más recomendable es no usar esta clase de argumentos con ellos y habrá que hablar siempre con la debida seguridad y tranquilidad, donde se les diga lo bien que le van a tratar o que son muy simpáticos.

Una buena forma para poder prevenir el que el niño sienta miedo de acudir a visitar al dentista, es que se les visite a temprana edad, de no hacerlo, es probable que termine derivando en miedo.

Hablamos de que la prevención y el llevar a los niños desde bien pequeños al profesional de la salud dental es una costumbre de lo más sana y que además, permite que se pueda ir realizando una labor de control de su propio salud bucal, sin que se tengan que producir las clásicas intervenciones de manera directa que van a suponer un impacto mayor cuando no se llega a tiempo. Hablamos de caries a edad temprana y también colabora a que el pequeño se vaya familiarizando con el ambiente que reine en la clínica dental y con los profesionales de la salud dental que en ella trabajan.

Cuando se produzca la primera visita, lo mejor es mostrarles el instrumental que se vaya a usar y de igual forma el procedimiento que harán los profesionales en la cita siguiente, todo ello con un lenguaje de lo más coloquial y que sea sencillo de entender para ellos. No se les debe tratar de mentir para que no se pierda la credibilidad, pero sí que podemos hablar de acudir al dentista como si fuera una “súper aventura”.

El odontopediatra o dentista debe ser percibido como una persona cercana que está de parte suya y no alguien con el que se va a pasar un rato malo. Por todo ello, si se tome así, la visita será mucho más divertida y alegre.

Premio después de la visita al dentista

Un aspecto que puede ser bastante interesante es que cuando acabe la cita, se les puede premiar a los niños si se han portado bien. Entre las posibilidades, se puede crear un juego como por ejemplo el de firmar en la denominada “lista de los valiente”, ya que ellos fueron los pacientes mejores de ese día.

En muchas clínicas dentales que están especializadas en el tratamiento con niños se busca reforzar a los niños que tienen buena conducta y que los padres lo sepan. Esto es un detalle que puede parecer insignificante, pero lo cierto es que se van a sentir bien y no van a tener miedo a querer volver a la consulta del odontólogo.

Por todo ello, es importante que la clínica dental tenga buenos profesionales de la salud dental que ayuden a que los pequeños superen ese miedo al dentista. Es necesario que se refuercen los sentimientos que sean positivos, pues esa esa realmente la clave del éxito para que no se lo tomen como ir a algo terrible donde es altamente probable que vayan a sentir dolor o alguna molestia.

Los tiempos han avanzado mucho y parece claro que las clínicas dentales ya no son lo que eran hace 20 años. Ahora se cuidan todos los detalles, tanto para adultos como para niños. Los centros de salud dental se esfuerzan en que sean sitios atractivos para los pequeños, donde muchos incluso tienen una zona de espera o de juegos, donde ellos pueden disfrutar de un rato de asueto jugando a algo o viendo una película de dibujos animados para que la espera no se les haga más tensa o difícil.

Lejos han quedado los tiempos en los que las salas de espera eran algo frío con un cuadro de una enfermera pidiendo silencio y donde las revistas que había eran solo para adultos.

Ahora se busca que los niños también tengan una experiencia lo más positiva posible, porque al final, como los adultos, es necesario tener siempre en mente que la salud dental es algo realmente importante para todos y que debemos prestarle atención.

Después de todo lo que te hemos comentado, esperamos que te haya parecido interesante este artículo. Si crees que te ha sido útil, no dudes en compartir el contenido con otros familiares o amigos, pues seguro que tienen niños que pueden tener interés en solucionar esta clase de problemas y que sus pequeños vayan sin miedo a las visitas al profesional de la salud dental.

Suscríbete a nuestro boletín

Podes estar conectados con todas las noticias para ayudar a tu familia

Comparte este post con tus amigos