La donación como solución

La donación como solución

Que miles de familias se someten cada año a diferentes tratamientos de fertilidad con el fin de ser padres no es nada nuevo, así como tampoco lo es el hecho de que ese número de papás y mamás que buscan ayuda aumenta cada año exponencialmente. La calidad del semen ha disminuido notablemente en algunas zonas de España y las mujeres, además de algunos problemas físicos que podemos sufrir de manera natural, hemos sumado el hándicap de la edad, pues cada vez somos madres a una edad más tardía y eso dificulta notablemente la situación. ¿Llegará un punto en el que nacerán más niños y niñas con ayuda profesional que de manera natural? La suerte está echada.

En los últimos diez años, la calidad del semen de los jóvenes del sureste español ha descendido en un 2 por ciento, según revela un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Murcia. Aunque se necesitaría realizar un estudio científico para conocer las causas concretas de este dato, los autores creen que el estilo de vida y la mala alimentación pueden estar detrás de este resultado, de ahí que sea tan necesaria la existencia de donantes anónimos.

Del mismo modo, la donante anónima de ovocitos puede ayudar a cumplir el sueño de muchas mujeres que, por problemas diferentes, no pueden ser madres. El perfil de la donante, según datos del Centro de Fertilidad y Genética Procrea Tec, es de una estudiante universitaria menor de 25 años. En concreto, el 70 por ciento de las mujeres que donan óvulos son estudiantes y de ellas, la mitad cursan estudios universitarios. “La búsqueda de donantes es un proceso muy cuidadoso. Necesitamos comprobar que comprenden perfectamente lo que significa esta acción y estar seguros que no va a suponerles un problema moral ni psicológico en un futuro”, ha declarado la doctora Jennifer Rayward, cofundadora de ProcreaTec.

En Ividona, una de las clínicas de reproducción asistida más conocida a nivel nacional, nos han asegurado que las mujeres donantes pasan controles físicos y psicológicos muy exhaustivos antes de convertirse en donantes de óvulos con el fin de asegurar la salud tanto de la propia donante como de la futura madre y del embrión.

Otro perfil de donante a tener muy en cuenta es el de muchas mujeres que, tras ser madres y ver cumplido su sueño, deciden donar sus óvulos con el fin de que otras mujeres puedan vivir esa misma experiencia, pero hay que dejar claro que el hecho de que una donante haya sido madre previamente no es garantía de embarazo pues, esa fertilidad probada no ofrece mejores resultados que los datos de las donantes de óvulos que no han sido madres con anterioridad.

Parecidos razonables

La mayoría de padres y madres buscan tener un hijo/a cuyo parecido con ellos sea notable, y aunque esto es algo que se tiene en cuenta, no siempre se consigue. Por regla general, los expertos seleccionan un óvulo o el semen de un donante cuyas características físicas sean similares a las de los padres: misma raza, color de pelo, color de ojos, estatura, peso… etc. Sin embargo, el hecho de que yo tenga unas características no significa que mi hijo vaya a heredarlas, de hecho es muy posible que el niño en cuestión nazca rubio como su abuelo a pesar de que yo, su madre, sea morena de pura cepa. Dicho esto, hay que dejar claro que, por tanto, el tema del parecido debe ser cogido con pinzas y quizá sea por ello por lo que las nuevas tecnologías se han sumado a esta lucha por la búsqueda de un donante con parecidos razonables.

Si entras en fenomatch.com hallarás una tecnología de biometría facial que busca los donantes de óvulos y esperma más parecidos a ti. Las clínicas de reproducción asistida ya pueden adquirir esta herramienta con la que complacer aún más a sus pacientes. La plataforma Fenomatch compara fotografías sin límite, mide diez mil distancias entre puntos faciales y elige el mayor parecido posible de facciones entre donante y receptor. No obstante, por ahora no estará disponible en España, aunque se espera que en unos años pueda estar al alcance de todos.

Deja un comentario